Historia del Generador eléctrico

El generador eléctrico es una máquina que puede transformar energía mecánica en eléctrica. La componen dos elementos principales que le permiten esta función: rotor, llamado parte móvil y el estátor que es la parte estática.

El generador eléctrico es una máquina que puede transformar energía mecánica en eléctrica. La componen dos elementos principales que le permiten esta función: rotor, llamado parte móvil y el estátor que es la parte estática.

Una vez que la maquina está funcionando, una de las dos partes principales genera un flujo magnético esto quiere decir que actúa como un inductor y así el otro lo transforma en electricidad actuando como el inducido.

Día a día, muchas personas obtienen estos generadores para poder tenerlos en casa y así garantizar tener siempre la energía eléctrica.

Generadores electroestáticos

Al principio, mucho antes del descubrimiento del magnetismo y la electricidad, idearon el generador electrico que podía funcionar según principios electrostáticos y esto lo hacían mediante, cintas, placas y discos que ya estaban cargados eléctricamente, llevando esta carga mediante inducción electroestática o efecto triboeléctrico a un electrodo.

Sin embargo, los generadores electroestáticos tenían poca fuerza, prácticamente eran ineficientes o inútiles, además tenían dificultad de aislamiento de las maquinas que podían generar esos voltajes altos y cambiar su función. Por tal motivo, nunca fueron utilizados para generar energía eléctrica comercialmente.

generador electrico

 Primer generador eléctrico

El funcionamiento de un generador eléctrico fue descubierto por Michael Faraday entre los años 1831 y 1832. Descubrió que un conductor eléctrico que tenía la facilidad de poder moverse de un lado a otro, adentro de un campo magnético, podía generar una gran diferencia o incremento de potencia.

Con esto en mente, le dio forma y construyo el primer generador electromagnético, que era un generador homopolar, el disco de Faraday, el cual consistía en un disco de material de cobre, que giraba entre los extremos de un imán que tenía forma de herradura y así generaba corriente continua.

Para la fecha de 1836, Hippolyte Pixxi un fabricante francés, tomando ya como base los principios de Faraday construyo el primer dinamo y lo llamo Pixxi’s dynamo.

Esta máquina tenía un imán de forma permanente que podía girar gracias a una manivela.

El imán fue colocado de manera que tanto el polo norte como el polo sur pudieran quedar unidos y esto se realizaba a través de un pedazo de hierro que estaba envuelto por un alambre. Aquí es donde el fabricante puede observar que el imán era capaz de producir un impulso de corriente eléctrica en el cable y esto se generaba cada vez que transcurría un polo de la bobina.

Seguidamente, para poder convertir esta corriente alterna en directa, realizo una división a través de un colector en el eje del cilindro, con dos contactos de metal.

En el año 1860 el científico italiano Antonio Pacinotti, pudo diseñar otra solución al problema de la corriente alterna. Ya para el año de 1871 en Paris fue diseñada la primera central de comercio de plantas de energía por Zénobe.

La mejoría que agrego, fue la de idear una mejoría para el flujo magnético. La manera de poder ejecutarlo, era llenar el espacio que estaba ocupado por campos magnéticos, pero esta vez con núcleos fuertes de hierro y así prensar al mínimo el aire inmóvil y a su vez las piezas que son rotatorias.

Como resultado a estos cambios, se obtuvo la primera dinamo, la máquina que genera cantidades a nivel comercial de energía para las industrias. Así se dio comienzo a la industria de hoy en día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *